Centro de Historia de Zaragoza

En el Antiguo Convento de San Agustín se alza hoy un emblemático edificio de la ciudad de Zaragoza, el Museo Centro de Historia.

En el Antiguo Convento de San Agustín se alza hoy un emblemático edificio de la ciudad de Zaragoza, el Museo Centro de Historia. Con él se pretende dar testimonio del rico legado cultural del municipio. No en vano dentro del propio solar y zonas adyacentes se han encontrado innumerables vestigios iberos, romanos y musulmanes. Asimismo, durante el siglo XIX, el convento, tras la Desamortización de Mendizábal, se convirtió en cuartel militar. Con este uso resultó fundamental durante la Guerra de la Independencia contra las tropas napoleónicas francesas. Fue, en 1978, a raíz de que el edificio pasara a manos del Ayuntamiento, cuando realmente se empezó a gestar el actual Centro de Historia de Zaragoza.

El museo hoy día es un edificio completamente nuevo mas con elementos antiguos todavía conservados, caso del campanario o la fachada barroca con diversos motivos heráldicos y decorativos. Asimismo se puede visitar la antigua cripta, en el sótano número 1. En total, el museo consta de cuatro plantas: dos bajas y dos altas, más la que se encuentra a nivel de suelo. El solar ocupa una superficie de 6.585,70 metros cuadrados. Por su parte, la zona dedicada a los antiguos claustros del convento se han reconvertido en un tranquilo jardín ideal para pasear.

Las salas expositivas se distribuyen tanto por la planta 1 como por la 2. En el piso primero se halla igualmente un amplio salón de actos, una mediateca y el denominado Taller de la Memoria Ciudadana. En él se explica al visitante el esplendoroso pasado histórico de la ciudad a través de las últimas tecnologías. Igualmente, en el sótano 1, la propia cripta alberga el Navegador del Tiempo. A su lado se halla otro salón de actos y cuatro aulas para clases y talleres de diversa índole. El sótano 2 sirve especialmente de almacén, mientras que la cafetería, la tienda y el punto de información se hallan en la planta baja.

Se ha destacar, no obstante, que a pesar de que el actual edificio es de nueva construcción, se ha querido con su arquitectura y decoración rendir homenaje a las cinco culturas fundamentales de la ciudad de Zaragoza: ibera, celta, romana, mudéjar y gótica. Precisamente el artista Santiago Arranz se ha encargado, tanto en muros como paredes, de plasmar símbolos grabados que aluden a todas ellas. Por último, resulta fundamental conocer la dirección completa del museo: Plaza de San Agustín 2.

guiameXzaragoza

Enlaces Amigos